David Bernier, ¿Creemos en ti?

David Bernier, ¿Creemos en ti?

Por: José A. Ramos Ortiz

19 de octubre de 2016

Jose.ramos5@upr.edu

davud

Durante la década de 1940, Luis Muñoz Marín y el recién fundado Partido Popular Democrático habían establecido el discurso de “el estatus no está en issue”. En 1952 quedó establecido un nuevo gobierno autónomo bajo el nombre Estado Libre Asociado, que opera bajo él estadus de Territorio No Incorporado de Estados Unidos; en palabras del Tribunal Supremo estadounidense, pertenece a, pero no es parte de. Los independentistas denunciaron desde entonces que el ELA no había cambiado el estatus colonial. Luego los estadistas tomaron ese discurso anticolonialista. Recientemente el Tribunal Supremo estadounidense confirmó que en efecto el ELA es tan colonial como las leyes anteriores que se habían aprobado en el Congreso. Esto es una derrota al discurso muñocista, el PPD lo sabe y también sabe que defender la libre asociación es invitar al PNP a distorsionar ese discurso con el miedo de la independencia por la cocina.
Dicho esto, podemos entender muchísimo a David Bernier. Vemos una actitud ambivalente, cuidadoso de perder votos de los populares que con poca ayuda son estadistas y de la misma forma los que son soberanistas/independentistas. Su discurso es tan gris que apenas podemos ver en qué dirección va. Ciertamente, dentro del PPD, Bernier era la mejor opción. Alejandro García Padilla no podía sostener una reelección pues su gestión no fue la mejor, sumándole todo los problemas que le explotaron como consecuencia de las malas ejecutorias del pasado. A esto debemos añadir, que en tiempo eleccionario, salió a luz pública todo un esquema millonario de corrupción. Los PNP tuvieron suerte de que sus trapos sucios salieron a principio de cuatrienio.
No podemos poner en duda las capacidades que tiene Bernier. Es un ser humano humilde y trabajador. Una persona que proyecta seguridad y credibilidad, el problema es el Partido que representa. Ahora, seamos realistas. Estas características son buenas para gobernar, pero no suficientes para ganar la elección. Sus únicas oportunidades para tratar de cuestionar la capacidad de Ricardo Rosselló lo hace en los debates, como Alejandro lo hacía con Fortuño. Desperdicia de esta manera el poco tiempo que le dan los medios para discutir sus ideas. Es evidente que el PPD no ha podido recaudar lo necesario para contrarrestar la oleada de publicidad del PNP, que de hecho está siendo muy efectiva.
A diferencia de otros candidatos en este y en pasados años, la esposa de Bernier a tomado un papel protagónico en la campaña. Alexandra Fuentes, quien el pueblo aprecia y guarda mucho cariño es quien ha levantado la campaña de su esposo. Es evidente que el PPD, en su desespero por prevalecer, utiliza la imagen de Alexandra para captar votos. No digo que sea malo, solo digo que es obvio. Más que ayudar a la campaña de Bernier, lo que puede afectar es la carrera de Alexandra. Viendo el lado amable, de ser Primera Dama es obvio que sería muy comprometida con el trabajo que recae en esa oficina.
Fuera de que es buen tipo, con más experiencia que su mayor rival, y que tiene buenas intenciones y es un tipo humilde, Bernier representa política neoliberal idéntica a la que nos ha llevado hasta aquí. La política reciclada del Partido Popular y del PNP adornada de algunos elementos para atraer a la izquierda vendida de este país, a los fundamentalistas y algunos descontentos del PPD. Es una lástima que quien podía salvar el PPD, sea quien le de la sentencia de muerte. De obtener el 28% de los votos como predice La Encuesta de El Nuevo Día, es el principio del fin de este partido. El PNP comenzará una tapa de hegemonía tal y como la tenía el PPD al iniciar.

Los gris que se proyecta, hace que sea difícil describirlo. Por un lado puedo decir que es un buen tipo y de hecho, si solo fueran dos candidatos y la contienda fuera entre Rosselló y Bernier definitivamente el voto se lo llevaría Bernier, pero hay 6 opciones. Proyectarse bueno, no te hace bueno. Tener experiencia en la esfera pública no te hace bueno. Ser trabajador, no te hace bueno. Y por último, ser un tipo humilde, de campo, de pueblo y un hombre de familia no son cualidades que necesariamente te hagan gobernar. El liderazgo es muy importante. Cierto, Ricardo no es líder, es evidente que está como candidato porque su papa movió las fichas para complacer a su nene. Pero Bernier, no ha podido ser el líder que necesita el PPD. Allí todos son machos alfa. Como presidente, lo primero fue cambiar la histórica insignia. La pava del PPD tiene un significado histórico muy particular. No es casualidad su lema, no es casualidad su color, no es casualidad el personaje que usa y mucho menos la dirección en la que ve. Es un jibaro que representa a la clase proletariada, de color rojo mirando hacia la izquierda y que lleva como lema “ Pan, Tierra y Libertad”. Todo eso significa socialismo. No les extrañe que Muñoz Marín comulgara con estos ideales, pero las circunstancias de la vida lo llevaron a traicionar todo. Hablaremos en otra instancia sobre esto. Con el ánimo de cambiar toda la mala reputación que ha ganado el Partido Popular, Bernier hace ver al jibaro junto a una mujer hacia la derecha junto al lema “ Unidad, trabajo y Prosperidad”. ¿Dentro del partido, alguien le hizo caso? Todos los demás candidatos está haciendo campaña con el logo histórico. Cuando se vinculó a Jaime Perelló con Anaudi Hernandez, Bernier solicitó su renuncia. Jaime dio más vueltas que un perro persiguiendo su cola. Primero renunció a ciertas funciones, luego renunció a regañadientes como Presidente Cameral pero no a su candidatura. ¿Y el Liderazgo de Bernier? Vuelvo y repito, las buenas intenciones no ganan elecciones; repetir que va a defender el retiro y a todo el país en la Junta no gana elecciones. Ahora, veamos esto desde otra óptica. ¿Si Bernier fuera candidato Independiente? En lo que a mí concierne, el PPD le hace muchísimo daño a la candidatura de Bernier. Recuerden que el PPD ganó en el 2012 porque Fortuño creó una política pública que favoreció muchísimo a sus amigos los millonarios y la gente no quiso seguir con esa política que devastó la economía. Sin embargo, Pedro Pierluisi ganó más votos que el propio García Padilla.
David Bernier, político de centro[1], neoliberal[2] representa al político de siempre. Queriéndote vender políticas que le hacen daño a nuestro país, disfrazándola de buenas intenciones y refugiándose en la poca experiencia del candidato estadista o en lo absurdo en palabras del propio David. El PPD y su candidato representan continuismo de algo insostenible. No solo por el ELA, sino por la política fracasada del binomio PNPPD. Llevamos 30 años reintentando los mismos disparates que llevaron al resto de América a la bancarrota en los 90. ¿Cómo ellos salieron de sus respectivas crisis? Dándole el balance que nosotros nos hemos negado. Puerto Rico no necesita una revolución, con que empecemos balanceando el juego podemos ver un poco de luz al final del túnel.

[1] El término ha tenido tradicionalmente —no del todo correctamente— una connotación de ser una posición vaga, careciendo de principios o fundamentos filosóficos y basándose, a lo más, en una aspiración —a menudo percibida como utópicas— de encontrar acuerdos basándose en la esperanza (racional o no) de la “buena fe” kantiana o la virtud que se supone es inherente en el justo medio aristotélico.

[2] es la corriente económica y política capitalista, inspirada y responsable del resurgimiento de las ideas asociadas al liberalismo clásico o primer liberalismo desde las décadas de 1970 y 1980. Los defensores del neoliberalismo apoyan una amplia liberalización de la economía, el libre comercio en general y una drástica reducción del gasto público y de la intervención del Estado en la economía en favor del sector privado, que pasaría a desempeñar las competencias tradicionalmente asumidas por el Estado. En la actualidad el término mantiene sus connotaciones negativas y es utilizado por sus críticos como una condena general al liberalismo económico y sus políticas, esto es, la privatización de empresas estatales y la apertura y desregularización de los mercados. La adopción de las políticas neoliberales y la aceptación de su teoría económica desde la década de 1970 por la mayoría de los países desarrollados se ven como la causa del hundimiento del sistema financiero internacional del año 2007 y 2008 que más tarde se manifestó en la llamada Gran Recesión.

Anuncios

Un comentario en “David Bernier, ¿Creemos en ti?

  1. Un escrito muy general , muy obvio y que el PNP ejerza una hegemonía política cuando la elección está en el margen de error y el PPD ha dominado siempre el Gobierno Político y se sabe la perpetuidad de ELA hasta que lelguemos a la auto suficiencia me parece un escrito irresponsable muy estéril.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s